“HABÍA UNA VEZ UN CHICO – UN EXTRAÑO Y ENCANTADOR CHICO…”

(por Irena Bay)

Había una vez, un chico que soñaba con hacer sonreír a la gente – con contarles una historia con su canción. ¡Su sueño se volvió realidad!

Eurovision Song Contest Moskau - Norwegen

Era el 16 de mayo del 2009, en la capital rusa, Moscú, cuando la canción de Alexander Rybak, hizo sonreir y encantó a los corazones de la gente europea. Le hizo ganar el trofeo del concurso de Eurovisión y le otorgó el record de puntos jamás alcanzado: ¡387! Desde aquél día, los teléfonos celulares de toda Europa, y del resto del mundo también, sonaban con la melodía “Fairytale” ¡hasta el espacio! 🙂

“¡Lo más grande que aprenderás será a amar, y ser amado!”

Alexander Rybak nació como un tierno, obstinado y talentoso bebé el 13 de mayo de 1986, en Minsk, Bielorrusia (que era parte de la Unión Soviética en ese entonces) de la pianista Natalia y el violinista Igor. Cuando Alexander tenía 3 años, su papa Igor salió de gira como parte de un ensamble musical, y antes de que se diera cuenta, sin remedio “dejó su corazón en Noruega”. Así que decidió quedarse allá. Tiempos extraños comenzaron para la pequeña familia: su mamá Natalia se quedó sola en Bielorrusia con el pequeño niño, mientras el papá Igor trabajaba muy duro en Oslo por algunos años para ahorrar algo de dinero y así poder llevar a su familia a este país escandinavo. Debió haber sido un tiempo solitario y difícil para todos ellos.

¡Pero el GRAN día había llegado! Alexander, quien tenía cinco años, y su mamá tomaron un tren a Oslo. Viajaron por dos días por el corazón de Europa para encontrarse con el papá de Alex en el fresco aire noruego. Muy pronto encontraron una casa en Nesodden – un distrito de la península de Nesoddtangen en el Osloer fjord (un lago de agua salada). Por cierto, ellos aún viven en Nesodden hasta el día de hoy.

A lo largo de este tiempo, Alexander aprendió a tocar el piano, y cuando llegaron a Noruega, su padre comenzó a enseñarle a tocar el violín. Muy pronto, Igor se dio cuenta de que su hijo tenía un gran potencial para la música, y decidió dirigir la atención de su hijo hacia el violín.

Mientras la mayoría de los niños noruegos estaban ocupados jugando afuera, Alexander tuvo que quedarse en casa y tocar el violín durante horas y horas cada día. “¡Esto apesta!”, solía pensar. “¡No quiero!”, solía decirle a sus padres. Es inútil. En ocasiones, esto le causó a Alex sentirse frustrado y enojado. Para calmarlo, sus padres le compraron LEGOs para jugar. ¡Esto hizo que se sintiera un poco mejor! 🙂

La vida no fue fácil para el joven violinista. No hablaba noruego, por lo que no podía entenderse con los niños de la escuela. Esto hizo que el pequeño se sintiera triste. Algunos niños no eran amables con él – ya fuera porque se veía diferente, se vestía diferente, y tocaba el violín ¡tooodooo el tiempoooo!. Por desgracia, algunos niños lo molestaban por esto. Por suerte, se las arregló para encontrar un par de amigos cercanos, quienes le ayudaron cada día.

Tiempo después, cuando llegó a la edad de diez años y comenzó a asistir a la escuela de música en Olso llama “The Barrat Due Academy”, Alex ya había hecho muchos amigos. ¿Cómo logró hacerlo, te preguntarás? ¡contando chistes! Es por eso que es tan divertido el día de hoy – ha sido bromista desde que era un niño 😉 Y eso es algo que nos gusta de él: ¡su sentido del humor!

Pero contar chistes no fue suficiente para llamar la atención de las chicas. Pensó mucho en eso. Así, ¡decidió ser cantante! (bueno, ya saben, “porque a las chicas les gustan los cantantes”). Pero, ¿cómo podría hacerlo? Pensó un poco más.

Bio11-275x300

Mientras tanto, siendo estudiante de la escuela de música, el violinista se dio cuenta de que sus maestros y padres querían que interpretara su música de una manera más convencional. Eso no era exactamente lo que él quería oír. Asi que, luchó contra ellos, tratando de interpretar su música de la manera que debía, según lo que le decía su corazón. A veces ganó dichas peleas; en otras ocasiones, no lo escucharon. Alexander pronto comenzó a darse cuenta de las tres cosas más importantes que influirían en su vida para siempre:

1

La mayoría de las personas no creyó en la visión de Alex de cómo interpretar música, por lo que uno de los mayores obstáculos a los que se enfrentó fue hacer que la gente lo escuchara. Sin embargo, una vez que logró hacerlo, la sorpresa en las caras de las personas del público – los ojos que brillaban soñando y las sonrisas iluminaban todo el lugar – ¡era lo más grande que jamás había presenciado! La sensación que se apoderó de él cuando pudo hacer sonreír a la gente de tal manera fue “fantastisk” (“fantástica” en idioma noruego). Llegó a la conclusión de que uno siempre debe hacer lo que su corazón dice que es mejor, a pesar de lo que los demás puedan decir.

“¡Algún día, ustedes lo verán!” Y tenía razón: ¡Ahora lo vemos!. 🙂

2

Las cosas son muy complicadas en la vida. Por ejemplo, él nació en Bielorrusia, pero ha vivido la mayor parte de su vida en Noruega. ¿Es bielorruso o noruego? Siempre ha sido considerado noruego para los bielorrusos y bielorruso para los noruegos. Muy confuso, como pueden ver. No hay respuestas correctas o incorrectas, así que ¿cómo pueden contestarse? ¡El truco es mantenerlo sencillo! “Mis raíces son humanas”

Alexander se dio cuenta de que las cosas más bellas del mundo son siempre sencillas: el aire de las montañas de la isla noruega Giske, por ejemplo. O las canciones populares de Noruega y bandas sonoras de películas Soviéticas antiguas: sus melodías son bellas porque son simples. O chicas sonriendo: sólo una sonrisa, una simple sonrisa, y ¡perderá la cabeza! Sí, sí – ¡él piensa todo el tiempo en las chicas!

3

Al intentar cosas nuevas, estás sujeto a cometer errores – ¡porque nunca lo has hecho antes! Tiene mucho sentido. Cometerá errores y aprenderá de ellos. Él sabe que nunca debe perder la fe en sí mismo, tratar de ser alguien que no lo es, o decir cosas que otras personas quieren que diga. Es mejor cometer errores en lugar de dejar de ser fiel a uno mismo.

Así pasaron los años y el deseo de cumplir su sueño se hizo más fuerte (mientras que su interés por las chicas también se hizo más fuerte – JAJAJA, me apego a mi teoría aquí, gente ¿Por qué? (Léase el punto 3). Alex fue muy afortunado, porque creció hasta convertirse en un chico muy lindo. (Bueno, sí, tuvo espinillas también, pero aún así era muy guapo). Luego comenzó a desarrollar un mayor interés en el canto y la música de jazz. Desde que era un niño, él ha estado componiendo canciones y sería normal que un día, compartiría su música con el mundo. ¡Él quería ser visto! ¡Estar en el escenario! Así que decidió probar las aguas del mundo de la música pop.

Se pueden imaginar la sorpresa que les dio a sus padres (que eran músicos clásicos) y a sus profesores de música con esta gran decisión, sobre todo por ser un violinista dotado. Incluso había ganado numerosos concursos de música clásica, entre ellos el “Annual Anders Culture Prize” (Premio Anual de Cultura Anders) en 2004. Ellos trataron de convencerlo de no hacerlo. Pero fue algo bueno, que ya había establecido su “teoría de los tres puntos” en su corazón – por lo menos, eso es lo que creo. 😉

Como primer paso, audicionó para el programa de televisión noruego “Idol” y cantó “My song”. Fue rechazado. (Tal vez fue rechazado porque no era realmente “su” canción). De todos modos, él sabía que apestaba, así que practicó un poco más y probó suerte en el concurso de televisión noruego “Kjempesjansen” en 2006. Este eventoo básicamente gritó: “¡Esta es la gran oportunidad de tu vida, Alexander Rybak! ¡Muéstranos de lo que realmente estás hecho. Es ahora o nunca!”.

Hasta ese momento, Alexander hablaba completamente noruego de manera fluida, así que entiendió el significado de “Kjempesjansen”. Regresó a casa y compuso su canción de jazz “Foolin”. Esta vez, había escuchado a su corazón. El punto # 4 había sido añadido a la lista: ¡Contarle a la gente una historia! Una historia sobre sí mismo. Y así, en este espectáculo, se acompañó a sí mismo con varios instrumentos y cantó una canción que era realmente “su” canción – y ganó ¡gloriosamente!

¡Las cosas comenzaron a verse bien para el violinista! Estaba siendo reconocido por su propia música (puntos 1, 2, 3 y 4). Impresionó a alguna gente en el negocio de la música en Noruega y fue invitado a actuar en el musical “El violinista en el tejado” – pero eso no fue todo; se le consideraba un gran talento tan preciado que los productores del musical escribieron un personaje ¡especialmente para él! ¡Una parte que no estaba en la producción original! Ganó mucha experiencia en el teatro (con 97 funciones) y demostró que tampoco era tan malo actuando. Su actuación en el musical fue galardonado con el “Premio Hedda” en 2007, y lo llevó a que le ofrecieran un papel secundario en la película infantil “Yohann – Barnevanderen” donde interpretó a un gitano.

Después de eso, el violinista tomó su violín e hizo un poco de “loffen” (o algo así) a la isla Giske de nuevo le gusta hacer eso durante el verano. “Loffen” es una tradición noruega donde vagabundos tocan a las puertas de la gente y, a cambio de ayudar con las tareas domésticas, pueden pasar la noche en dicha casa, conseguir algo de comer y pasar tiempo con los anfitriones. Aquí es donde el violinista se enteró de que coquetear con las chicas en frente de sus padres, no es una buena idea.

De todos modos, ya que el violinista no podía construir cosas y no es tan bueno al lavar los platos, tocó su violín y cantaba para los anfitriones y sus familias. Para entonces, él ya era muy popular en Noruega, así que después de tomar algún tiempo para este viaje, la gente comenzó a seguirlo como en la película “Forrest Gump”. 🙂

 smurf-aufm-berg

Un día, el violinista se detuvo para descansar durante una excursión en una montaña. ¡La vista era increíble! ¡La naturaleza fue abrumadora! ¡El calor del sol lo hizo sentir vivo! (JAJAJA, estoy hablando como si estuviera allí, PSI: no lo estaba). Alex tomó su violín del estuche negro y dejó que sus manos hicieran lo que quisieran. Después de algún rato tocando y dejando sus sueños a la deriva, se escuchó a sí mismo al tocar una melodía. “¡Esto suena bien! ¿Cómo lo hice?”. Fue solo un rato después que se dio cuenta que la melodía era ¡de su propia creación! Durante los siguientes días, siguió caminando mientras la tarareaba. Poco a poco, palabra por palabra, una nueva canción nació. ¡Una canción sobre un primer amor perdido y sobre la fe en el amor! ¡Un cuento de hadas!. Recorrió su teoría de los cuatro puntos al cumplir el proyecto de hacer realidad sus sueños, y se detuvo en el punto número 2.

Estaba claro para él desde el principio que tenía que interpretar esta canción en un lugar donde podría conseguir el reconocimiento que merecía: el ¡Festival de la Canción de Eurovisión!

Era como si el destino hubiera establecido el camino para él: ese mismo año, ¡el concurso se llevaría a cabo en Moscú!. Él, que nació en la Unión Soviética, ¡debía participar en un concurso frente a personas que estaban conectadas con él por la historia, la cultura y el idioma!. Tantas coincidencias que podrían asustarnos, para ser honesta. Así que sudó sangre y lágrimas practicando sin parar durante seis meses antes del concurso.

Había otro elemento maravilloso “escrito en las estrellas” acerca del cuento de hadas de Eurovisión: su camino se cruzó con un grupo de bailarines que practicaban las danzas tradicionales de Noruega, “La Compañía de Danza Frikar”. Su presencia en el escenario detrás de este chico – quien una vez fue alguien muy extraño mientras que tenía el poder de encantar al mundo – sería elevar la melodía mientras se acomodaba a la magia de los acordes. ¡El resto, es historia mis amigos! 🙂

Vino, observó y ganó.

smurf-conquering2

“¡Lo más grande que aprenderás será a amar, y ser amado!”

“¿Qué sucede con esa cita, Irena?”, se preguntarán. Bueno, la vida continua… después de algún tiempo, la teoría de los tres puntos del proyecto “Vive tus sueños” se convirtió en una de cuatro puntos… y entonces, con nuevos sueños, en otra de seis puntos… para que se den una idea.

Entonces, este no es el final del cuento de hadas …

¡ES SOLAMENTE EL COMIENZO!

***

CURRICULUM VITAE

smurf-cv

* Fecha de nacimiento: 13 de mayo de 1986
* Lugar de nacimiento:  Minsk, Bielorrusia
* Madre: Natalia Gurina
* Padre: Igor Rybak

* Mudanza a Noruega: 1991/1992

* Estudiante de música clásica y violin en “Barrat Due Academy” en Oslo
* Director de concierto de la orquesta “Ung Symfoni” en Bergen, Noruega
* Ganador “Anders Award” 2004
* Participación en el programa de TV “Idol” en 2005
* Participación en “Kjempesjansen” 2006 con su canción “Foolin’”
* “Heddaprisen” por “El violinista en el Tejado” (Fiddler on the Roof) en 2007
* Papel secundario en la película “Yohan” 2010

* ESC 2009: 387 puntos de un total de 2436 haciendo historia en el Festival de la Canción de Eurovisión … 15,89% de los votos.

* Para “ESC.today”: Mejor interpretación masculina 2009 en Eurovisión con el 47.8% de los votos.

* Premio “Marcel Bezencon 2009″ en Eurovisión.
* El video de su participación con la canción “Fairytale” en ESC en Youtube tiene casi 60 millones de reproducciones.
* Mayo 18, 2009 la canción “Fairytale” alcanza el #1 en iTunes

  • Papel principal en la ópera-musical “Some Sunny Nights” en 2009
  • * Doblaje de la película “Cómo Entrenar a tu Dragón” (How to Train a Dragon) de DreamWork en 2010

Talentos especiales:
Idiomas: Ruso, noruego, inglés
Instrumentos: violin, piano, guitarra, violin tocado como banjo 😉
canto
acrobacias faciales
coquetear con las chicas :)))
atrae a gente loca, talentosa y divertida 😛

 

 

Esta entrada está también disponible en Norsk.

One thought on ““HABÍA UNA VEZ UN CHICO – UN EXTRAÑO Y ENCANTADOR CHICO…””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mantenido por el equipo de "Rybak's Facebookies" de todo el mundo